Haciendo del mundo un lugar mejor

clockTiempo de lectura: 1 min 15 s
scroll-down

Todos los Laureados de los Premios Rolex a la Iniciativa están conectados por un mismo impulso: el genuino espíritu de determinación para hacer del mundo un lugar mejor.

Poco importa si se trata de nuevos descubrimientos sobre las maravillas naturales de la Tierra, la protección de sus espacios y criaturas salvajes, y de nuestro legado cultural común, o el desarrollo de la tecnología que determinará nuestro futuro, salvará y mejorará nuestras vidas y enriquecerá nuestro entendimiento. Lo verdaderamente importante es el deseo de marcar la diferencia y demostrar que «se puede cambiar el mundo».

En 1976, la primera edición de los Premios Rolex conmemoraba el 50.º aniversario del emblemático reloj Rolex Oyster. Su propósito es altruista: inspirar y ayudar en la creación de un mundo mejor, a través de acciones de las personas extraordinarias que han reconocido —los Laureados, los Laureados Adjuntos y los Jóvenes Laureados.

Los Laureados comparten la habilidad de identificar una necesidad humana o ecológica urgente, la sagacidad de concebir y planificar una solución viable, la capacidad de infundir en otros su entusiasmo y sobre todo, la pasión y determinación para llevar sus proyectos al éxito.

Los premios se conceden bienalmente a candidatos que son evaluados por un jurado internacional de expertos. A diferencia de otros galardones que premian logros pasados, los Premios Rolex recompensan un proyecto de vida cuyo potencial recae en el futuro.

Cada Laureado cambia nuestro mundo para mejor. Incluso aquellos que ya no están han dejado un fulgurante legado que inspira a los que siguen. Así ocurrió con el proyecto de José Márcio Ayres para conservar la naturaleza del Amazonas y mejorar las condiciones de vida de sus habitantes, que en manos de sus compañeros se hace cada vez más fuerte.

Los Premios Rolex ofrecen un capital inicial en base a una idea inspiradora, normalmente cuando el Laureado cree que todo está perdido, y este cuenta con un apoyo firme que le permitirá encontrar la ayuda de otras fuentes. Los Premios impulsan un proyecto visionario a escala mundial. Muchos Laureados afirman que esta publicidad hace avanzar sus proyectos y carreras, alcanzando una influencia internacional. Gracias a los Premios, consiguen la validación de sus homólogos, que les da la valentía y confianza necesaria para seguir adelante y hacer un cambio. En muchas ocasiones, los Laureados, que forman parte de un conglomerado de espíritus afines, deciden trabar juntos y esta dinámica sinergia entre triunfadores es muy prometedora para el futuro.

Sus historias dan testimonio del impacto que alguien valiente y apasionado puede tener en el mundo. Brad Norman, por ejemplo, ha reclutado a miles de científicos de todo el mundo para estudiar y proteger el tiburón ballena, el pez más grande del mundo, y Kerstin Forsberg ha reunido a las comunidades locales peruanas para salvar la mantarraya gigante. Michel André, Barbara Block y Vreni Häussermann utilizan la ciencia para descubrir la vida secreta de los océanos de manera asombrosa.

Norberto Luis Jácome se ha asegurado de que el cóndor, en peligro de extinción, siga surcando el cielo de Sudamérica, Stephen Kress ha conseguido que el frailecillo repueble las islas de la costa este norteamericana, y Michel Terrasse está devolviendo los buitres europeos, perdidos hace tiempo, a su terreno. En Tailandia, Pilai Poonswad utiliza el magnífico cálao como símbolo de la lucha para conservar los bosques de Asia, y el amor de Claudia Feh por los caballos ha devuelto a los Przewalski a su tierra natal, Mongolia.

Entre los Laureados se encuentran: Dave Irvine-Halliday, que ha llevado la luz a miles de hogares y escuelas nepalíes; Hosam Zowawi, que combate el peligro global de la resistencia a los antibióticos; Mark Kendall, inventor y pionero en la tecnología de vacunas que salvarán muchas vidas; Piyush Tewari, cuyos entrenamientos de primeros auxilios disminuyen el número de víctimas en la carretera, y Wijaya Godakumbura, creador de una lámpara segura que ha evitado la muerte de miles de personas.

Exploradores como Joseph Cook, Lonnie Dupre, Cristian Donoso y Bernard Francou amplían los límites del conocimiento humano sobre el planeta, enfrentándose a sus peligros y conquistando lugares desconocidos en beneficio de todos.

La generosa y valiente dedicación de Erika Cuéllar, Anita Studer, Rodrigo Medellín, Maritza Morales Casanova, Anabel Ford, Martha Ruiz Corzo, Karina Atkinson, Romulus Whitaker y Laury Cullen, a la cabeza de aquellos que quieren restaurar el planeta, ayuda en la recuperación del paisaje e inspira a comunidades de América del Sur y Central, África y la India.

Chanda Shroff y Kikuo Morimoto han dado un nuevo impulso a dos de las tradiciones textiles más grandes del mundo. Por su parte, Luc-Henri Fage ha estado documentando por primera vez pinturas rupestres de culturas extintas.

Reese Fernandez-Ruiz empodera a mujeres empobrecidas, ayudándolas a reciclar tejido para convertirlo en prendas de alta costura, mientras que Alexis Belonio transforma los desechos vegetales en energía limpia para familias pobres, y Andrew Muir trae esperanza a huérfanos del SIDA a través de la conservación de la vida salvaje.

Los proyectos de Mohammed Bah Abba, Zenón Gomel Apaza, Sanoussi Diakité, Gorur Gopinath, Nnaemeka Ikegwuonu, Sebastian Chuwa y Nancy Jones Abeiderrahmane se basan, en sus diversas formas, en un mismo sueño: un mundo sostenible en el que nadie pase hambre.

Francesco Sauro, Antonio De Vivo y Jean-François Pernette están descubriendo nuevas maravillas de las profundidades de la Tierra, a través de sus expediciones a las cuevas más inaccesibles. Los hallazgos arqueológicos de 1,8 millones de años de David Lordkipanidze aportan nuevas pistas sobre nuestros orígenes. Talal Akasheh lucha por salvar la antigua y desértica maravilla de Petra. Johan Reinhard es pionero en la arqueología a gran altitud, y Catherine Abadie-Reynal reveló la antigua ciudad de Zeugma.

Nuestro espíritu fundador

Perpetual

Descubrir

Compartir esta página