Alejandro G. Iñárritu

Gracias a los dos premios Óscar de Alejandro G. Iñárritu a la mejor dirección, el director de cine mexicano se ha ganado un lugar en la historia del cine, junto a las leyendas de Hollywood John Ford y Joseph L. Mankiewicz.

Su primera película, el drama Amores perros (2000), además de su segunda película que dirigió en su lengua materna, Biutiful (2010), fueron nominadas al premio Óscar a la mejor película de habla no inglesa. Rodada en cuatro países, en tres continentes y en cuatro idiomas diferentes, Babel (2006) recibió siete nominaciones a los Premios de la Academia.

Puedes enseñar más a través de las experiencias, porque tienen vida. Siguen teniendo un impacto sobre ti.

Alejandro G. Iñárritu

En 2014, dirigió y fue coautor de su primera comedia, Birdman. La película recibió nueve nominaciones a los Premios de la Academia y consiguió ganar cuatro premios, incluyendo tres para Iñárritu. En 2016, ganó otro premio Óscar por El renacido, convirtiéndose en el tercer director de la historia en ganar dos premios Óscar a la mejor dirección dos años seguidos. La película estuvo nominada a 12 Premios de la Academia.

Su último trabajo, CARNE y ARENA (Virtualmente presente, Físicamente invisible), es una instalación realizada mediante realidad virtual que permite al espectador experimentar un fragmento de los viajes personales de los migrantes. Fue galardonada con un Óscar honorífico en la ceremonia de los Premios de los Gobernadores (en inglés Governors Awards) de 2017. Las películas de Iñárritu presentan a menudo historias interconectadas y una narrativa no lineal, un terreno donde el tiempo está fabricado y juega un papel primordial.

Alejandro G. Iñárritu

Elevar la consciencia

¿Cómo puede un mentor ayudar a un joven cineasta?

Un mentor es capaz de decir lo que piensa, lo que siente. Es el que te brinda el conocimiento y te explica que el cine se hace de esta forma. Para triunfar necesitas hacer esto, estar en teatros, hacer que funcione… pero eso es solo conocimiento. Lo «otro» es algo más… Alguien que te ayuda a ver algo dentro de ti, que no habías visto, y que te da la confianza para llevarlo a cabo, incluso si piensas que no sabes cómo.

Cuando eres capaz de expresar tu experiencia humana y lo traduces en imágenes que revelan quién eres, eso ya es poético. Todos tenemos esa capacidad, solo necesitamos que alguien nos descubra.

Alguien que te ayuda a ver algo dentro de ti, que no habías visto, y que te da la confianza para llevarlo a cabo.Alejandro G. Iñárritu

¿Y tienes el «otro factor», verdad?

Podría ser. A veces tengo reuniones y conferencias con jóvenes, con charlas de una o dos horas, donde si hay algo, un mensaje o experiencia, que puedes compartir… Sinceramente esa experiencia puede iluminar el trabajo o la inspiración de otra persona.

Creo que aprendes mucho más de los errores que compartes; de los que formas parte. Si alguien puede aprender a evitar exactamente lo que tú hiciste, eso es parte de la contribución.

¿Es importante que las nuevas generaciones de cineastas comprendan la diferencia entre conocimiento y experiencia?

A menudo las nuevas generaciones piensan que, como el conocimiento está disponible en Internet, a su alcance en cualquier momento, ya lo tienen asimilado. Sin embargo, ese conocimiento no sirve de nada si no existe una inmersión completa en la experiencia de la persona.

¿Puedes aprender de un libro?

Cualquier experiencia puede ser más reveladora que algo que aprendas de un libro, porque las cosas se pueden hacer de mil maneras y nadie tiene la última palabra. Nadie. Puedes enseñar más a través de las experiencias, porque tienen vida. Siguen teniendo un impacto sobre ti.

¿Tuviste un mentor?

Tuve la suerte de tener dos. Ambos, de formas muy diferentes y transmitiéndome mucho más que conocimiento, sacaron lo mejor de mí. Un mentor se dedica a eso. Ludwik Margules, un erudito inmigrante polaco con el que tuve la suerte de estudiar teatro, me enseñó a cuestionarme y a aceptar la incertidumbre como parte del proceso. Transformó mi percepción de lo que era ser un director. Saqué una conclusión apresurada sobre lo que era dirigir, no tenía una percepción real, ni el profundo conocimiento o la consciencia. Me dio la confianza en mí mismo para responder mis propias preguntas sin miedo, con humildad y veneración por el arte. No creo que un profesor pueda explicarte eso. Un profesor te enseña el conocimiento, pero la sabiduría es algo más. Me inculcó la pasión por el drama humano, por la dramaturgia de poder representar la naturaleza humana en el arte de la cinematografía.

Tuve la suerte de tener dos. Ambos, de formas muy diferentes y transmitiéndome mucho más que conocimiento, sacaron lo mejor de mí.

Alejandro G. Iñárritu

Por otro lado, mi amigo Ernesto Bolio, sabe muy poco sobre películas pero mucho sobre la vida (y esa es la base de las películas). Con paciencia y profunda sabiduría, me enseñó a aceptar, a aprender y a transformar, a superar las situaciones más difíciles de mi vida. No llegas a ningún lado solo. En cierto modo, elevó mi consciencia. Abrió la puerta de la iluminación para poder conocerme y sacar lo mejor de mí mismo. Por eso me gustaría estar ahí para otra persona, de la misma manera en que esos hombres lo estuvieron para mí.

El reloj del director

Un reloj con su propia historia

externalLinkRolex.com

Compartir esta página