James Cameron

Las películas de James Cameron han abierto nuevos caminos a los efectos especiales y han establecido numerosos récords de taquilla tanto nacionalmente como en el extranjero: Titanic mantuvo el récord de la película más taquillera de la historia del cine durante 12 años, siendo superada solamente por Avatar, que mantuvo este récord durante una década.

Las películas de Cameron han obtenido a su vez numerosas nominaciones y premios. En particular, Titanic recibió 14 nominaciones a los Premios de la Academia y cosechó 11 premios Óscar, ambos fueron récords, incluyendo tres premios Óscar a la mejor película, mejor dirección y mejor montaje.

Nos apoyamos en el trabajo que han hecho otras personas antes que nosotros.

James Cameron

La carrera de Cameron representa sus pasiones; la cinematografía y la exploración oceánica y la tecnología, que forman parte de su reivindicación medioambiental vinculada en gran medida a su trabajo creativo. Escribió, produjo y dirigió Abyss, película que abrió nuevo caminos en el cine y en la iluminación submarinos. Su atracción por las profundidades lo llevaron finalmente al Everest de los naufragios: el Titanic. En 1995, Cameron realizó 12 inmersiones en un sumergible tripulado al Titanic para preparar su largometraje. Para esa expedición, desarrolló un equipo inédito de rodaje, iluminación y robótico para usar en las profundidades a presiones extremas. Titanic avivó el deseo de Cameron de ir aún más profundo. El 26 de marzo de 2012, realizó una inmersión en solitario que batió récords al punto más profundo de la Tierra, llevando el sumergible DEEPSEA CHALLENGER, que ideó y co-diseñó, a 11 kilómetros hacia el fondo del abismo Challenger en la fosa de las Marianas. Cameron continúa atrayendo al público con nuevas y emocionantes experiencias de mundos reales, alienígenas e imaginarios.

James Cameron

Pasar el testigo de la creatividad

¿Cuál es tu enfoque para la mentoría?

No podemos obligarlos. Tienen que querer escuchar lo que tienes que compartir. La mejor forma es proporcionar un ambiente donde puedan crear, y si quieren tu ayuda, te la pedirán. Y si no la quieren, es mejor no meter las narices.

Mi profesor de biología del instituto, el señor McKenzie, nos animó a expresarnos. Éramos unos adolescentes diferentes al resto, atrevidos. Mi instituto nunca había tenido un programa de artes escénicas, así que creamos uno. Solíamos quedarnos durante horas al salir de clase para crear un escenario, montar la iluminación, crear decorados para las obras… Él creó la infraestructura y nos dio libertad.

El señor McKenzie nos animó a expresarnos, éramos unos adolescentes diferentes al resto, atrevidos… Creó la infraestructura y nos dio libertad.James Cameron

¿Estarías de acuerdo en que la mentoría es un proceso de dos?

Uno de mis cineastas favoritos era Stanley Kubrick. Aprendí de él que no se debe hacer lo mismo dos veces. Peregriné hasta su casa en Inglaterra y le dije cuán importante era su trabajo para mí. Pero él no quería hablar de sus antiguas obras. Estaba trabajando en una nueva película llamada A.I. Inteligencia artificial, y necesitaba preguntarme cómo hicimos los efectos especiales en Mentiras arriesgadas porque sabía que las composiciones digitales eran una novedad.

Me pasé todo el día, literalmente, aconsejando a Stanley Kubrick. Fue una experiencia muy surrealista. Stanley era como una esponja. Ahí estaba, un tipo de casi 80 años, todavía infantil y con la mentalidad abierta, aprendiendo todo lo que podía sobre la materia, cómo hacerlo y cómo mejorar.

¿Qué valor tiene colaborar en el cine?

Existe la idea de que el autor aparece con la visión perfecta, pero no funciona así. Incluso alguien como yo, que escribe su propio material, llego a tener una imagen vaga y desenfocada, y trabajo con los artistas para redefinirla. Lo importante es recibir las críticas de otros artistas. Me encanta rodearme de las personas más talentosas y simplemente improvisar, como un grupo de jazz.

¿Puedes describir el proceso de transmisión de conocimiento en el cine?

Nos apoyamos en el trabajo que han hecho otras personas antes que nosotros. Vemos el ejemplo, nos entusiasma y decimos: «Quiero hacer eso, o mi versión». Después, tenemos que transmitir lo que sabemos a la nueva generación.

Cada pincelada que hace un artista, cada movimiento de cámara, cada línea del diálogo que escribe un guionista, se basa en el conjunto de todo lo que han experimentado. Puedes absorber películas, libros, arte, música, la experiencia de tu vida, y mezclarlo todo en una batidora, filtrarlo con tu imaginación y obtener un resultado final.

Cuando vi la película La isla misteriosa de Ray Harryhausen, me sentí tremendamente inspirado. Estaba en tercero o cuarto de primaria. Empecé a dibujar mis propios cómics de la Isla Misteriosa porque no quería ser solo un fan. Quería hacer mi propia versión.

Lo importante es recibir las críticas de otros artistas. Me encanta rodearme de las personas más talentosas y simplemente improvisar, como un grupo de jazz.

James Cameron

Aprendí a dibujar de Jack Kirby y otros dibujantes de cómics. Vi los cómics y aprendí las poses. Era tan diferente del arte clásico. Estaban contando historias en una serie de imágenes, igual que el cine. Todavía pienso de esa manera en el trabajo que hago cada día en plató.

El relevo de la creatividad se va pasando, y de repente te encuentras en medio. Sostienes ese relevo en tus manos durante un tiempo. En un momento dado tienes que pasar ese relevo, y alguien rebosante de ideas, de pasión y de cosas por decir relevantes para su generación cogerá ese relevo y saldrá corriendo.

El reloj del director

Un reloj con su propia historia

icon-externalLinkRolex.com

Ver todos los proyectos