Sara SaeedDoctoras que practican la telemedicina en Pakistán

Fecha de publicación: 2019icon-clockTiempo de lectura: 2min 0s
icon-scroll-down

En las escarpadas montañas de las zonas rurales de Pakistán, los médicos escasean y prácticamente la mitad de las familias recibe una atención sanitaria insuficiente. En cambio, en las ciudades hay miles de mujeres con alta cualificación médica que permanecen en sus casas sin posibilidades de ejercer su vocación. La doctora pakistaní Sara Saeed ha recurrido a la magia digital para abordar ambas cuestiones a la vez: ha creado una solución del siglo XXI que contribuye a resolver el problema de la prestación de asistencia médica y que podría aplicarse a muchas comunidades remotas de todo el mundo.

UbicaciónPakistán

Saeed es cofundadora y directora ejecutiva de Sehat Kahani, un servicio que conecta a doctoras en sus casas con personas de comunidades con deficiencias de atención sanitaria a través de un servicio de bajo coste que utiliza una red electrónica de salud.

Actualmente, una de cada dos personas que viven en zonas rurales o de pocos recursos en Pakistán no tiene acceso a atención sanitaria básica. El país cuenta con 170 000 médicos, de los cuales el 63 % son mujeres. Sin embargo, solo el 23 % de ellas vuelve a ejercer después de casarse, ya sea porque tienen familias que atender o porque proceden de entornos en los que las mujeres no pueden trabajar fuera del hogar.

«Es el fenómeno de las ‘doctoras esposas’ (‘doctor bride’)», explica Saeed. «Muchas médicas no trabajan después de haber obtenido su título profesional, sino que se convierten en ‘doctoras esposas’ y se quedan en casa cuidando de la familia».

Pakistán tiene una población de 200 millones de personas y la mitad no tiene acceso a la sanidad.

Sara Saeed

«Estamos reinsertando a esas doctoras en el mercado laboral dentro de las barreras culturales que existen en Pakistán, y usamos la tecnología digital para ponerles en contacto con pacientes de comunidades rurales y de bajos ingresos que no tienen acceso a atención médica».

A Saeed se le encendió la bombilla después de tener a su primera hija. En aquel momento, vivía en una nueva ciudad y no podía dejar sola a su niña para ir a trabajar. Aquella experiencia le hizo comprender cómo se sienten las «doctoras esposas» cuando se ven limitadas a quedarse en su hogar pero todavía tienen el deseo y la capacidad de poner en práctica sus conocimientos.

Saeed ha creado una red informatizada de «clínicas electrónicas» en las que las enfermeras actúan como intermediarias para ayudar a pacientes de comunidades rurales y de pocos recursos. Para ello, establecen consultas telefónicas con médicas que abarcan todos los servicios de atención primaria, incluida la derivación a especialistas. Además, cualquier persona que necesite asesoría sanitaria puede acceder a una aplicación móvil. También se ofrece atención médica preventiva a través de mujeres de la comunidad que reciben formación en clínicas y realizan actividades de puerta a puerta. Uno de los objetivos personales de Saeed es reducir la mortalidad materna e infantil.

Actualmente, Sehat Kahani dispone de 26 clínicas electrónicas en todo Pakistán que han atendido a 120 000 pacientes desde el 2017. Esta red de servicio sanitario emplea a 1500 doctoras y más de 108 enfermeras, profesionales sanitarias y coordinadoras. La red ha crecido hasta incluir a doctoras pakistaníes que viven en los Estados Unidos y Nueva Zelanda, de manera que el servicio está disponible las 24 horas en Pakistán. La aplicación móvil tiene actualmente una base de más de 10 000 usuarios a parte de los empleados corporativos y los consumidores para proporcionar atención médica primaria cuando sea necesario.

El plan de Saeed es ampliar la red a 100 clínicas electrónicas que puedan ofrecer atención médica asequible a hasta 10 millones de personas en el 2023. Su meta es contribuir a reducir las muertes relacionadas con la natalidad en un 30 % y las enfermedades contagiosas y no contagiosas en un 40 %.

Este modelo no solo salva vidas y ofrece atención médica asequible, sino que también saca el máximo partido a mujeres plenamente capacitadas.

«Hay comunidades en las que no hay un médico disponible en 20 o 30 kilómetros, y las personas tienen que gastarse la mitad de los ingresos de un mes para visitar a un profesional y recibir atención médica básica. La magia está en darle a una enfermera la tecnología necesaria para conectar a un paciente con una doctora en línea que está sentada en algún lugar de Pakistán, Australia o Canadá. Esa es la preciosa chispa que nos hace seguir adelante todos los días», afirma.

  • 170 000

    médicos en Pakistán

  • 107 000

    mujeres médicas

  • Solo el 23 %

    vuelve a ejercer después de casarse

Ver todos los proyectos

Programa

Premios Rolex a la Iniciativa

Descubra más