arrowLeftProyectos 2019

Laureado de los Premios Rolex a la Iniciativa 2019

João Campos-Silva

El pez escamoso de agua dulce más grande del planeta, el arapaima, está destinado a extinguirse. Sin embargo, en una estrecha colaboración con asociaciones locales y líderes del sector pesquero, el ecologista brasileño experto en pesca, João Campos-Silva, ha ideado un plan para salvar el arapaima, y con ello el sustento, el abastecimiento de comida y la cultura de las comunidades indígenas que dependen de los ríos de la región para sobrevivir.

Invite a los demás a descubrir los proyectos inspiradores de los Premios Rolex 2019.

«El arapaima es un pez fantástico. Es muy grande, mide hasta 3 metros y pesa 200 kilos. Ha alimentado a la población amazónica desde la primera sociedad humana», comenta. Sin embargo, la pesca excesiva, la fragmentación del hábitat y la contaminación del agua han diezmado las poblaciones salvajes hasta el punto de extinguirse en muchas áreas.

Campos-Silva ya ha demostrado que se puede salvar. La protección de lagos conectados con ríos en la Amazonia occidental ha permitido incrementar 30 veces el número de arapaimas locales. El cierre de lagos también ha recuperado poblaciones de manatíes, nutrias gigantes, tortugas gigantes y caimanes negros al borde del colapso, mientras que la recuperación del pez está inyectando miles de dólares en nuevos ingresos para las comunidades forestales en dificultades.

Las comunidades locales han sido de gran ayuda en la recuperación de la población del pez más grande de la Tierra.

João Campos-Silva

El biólogo de 36 años pretende llevar este experimento local a 60 nuevas comunidades fuera de las áreas protegidas, con el objetivo de multiplicar por cuatro el número de arapaimas en tan solo tres años. «Los ingresos adicionales de la pesca y de su gestión crearán escuelas, clínicas sanitarias y empleos, especialmente para mujeres», explica. Por lo tanto, salvar este pez es un antídoto contra la pobreza.

«El arapaima se ha convertido en el pez que puede cambiar la Amazonia. La gestión comunitaria del arapaima es un aspecto positivo, capaz de potenciar el optimismo en mucha gente». Con el tiempo, espera que la idea de salvar la fauna para salvar las comunidades humanas se pueda difundir por todo el mundo.