Zakir Hussain y Marcus GilmoreEl poder de la percusión une fronteras

Fecha de publicación: enero de 2020icon-clockTiempo de lectura: 1m30s
icon-scroll-down

El virtuoso de la tabla india, Zakir Hussain, constató rápidamente el talento de su discípulo, el batería estadounidense Marcus Gilmore. Al final de la mentoría, en parte gracias a la afirmación de su mentor, Gilmore alcanzó su meta de escribir su primera composición para orquesta. Durante el proceso, Hussain le enseñó a Gilmore el principio indio del amor de un músico por su instrumento.

por Sarah Crompton Enero de 2020
  • Zakir Hussain
  • Marcus Gilmore

«Me parece un erudito. Es una especie de Yoda, realmente lo es», afirma Marcus Gilmore al hablar de su mentor de la Iniciativa Artística Rolex, el legendario batería Zakir Hussain. «Siento un profundo respeto por él, no solo como un músico virtuoso, sino también como persona. Es muy perspicaz y atento y, como muchas personas sabias, no necesita decir mucho para hacerse entender. Escucha, después dice lo que tiene que decir y eso es todo».

El batería neoyorquino de 33 años se ríe al comparar a Hussain con el mentor de ojos grandes del universo Star Wars, pero es indudable la cualidad casi mística que Hussain, un compositor y productor musical, así como un virtuoso de la tabla india, ha aportado a su relación. En una de sus reuniones en la India, Hussain llevó a Gilmore a la periferia de Bombay, donde nació. «En la India casi adoramos literalmente el instrumento que tocamos; lo único que creo que el mundo occidental ha perdido, o quizás olvidado, es la relación entre un artista y su instrumento. La veneración de esa relación. Quería que se remontara al origen de todo y que lo viera».

La misma cualidad se asigna al vínculo entre el mentor y el discípulo. «En la India dicen que un gurú no enseña. Es el alumno el que extrae el conocimiento. Esto se produce cuando un alumno inspira al maestro y despierta este deseo en él para poder compartir información. Al revés, lo que ocurre es que el maestro ha visto de repente esta forma de poder transmitir el conocimiento.

«Eso es lo que aprendí de Marcus. Para hablar con alguien como él, tuve que aprender su idioma, su vocabulario. Me enriquece». Gilmore siente que él también ha sido transformado radicalmente gracias a sus encuentros. «Es un ejemplo para mí cada vez que estoy a su lado. Siempre le estoy observando. Como dice James Baldwin, los niños no siempre escuchan a sus mayores, pero les imitan. Los hechos hablan por sí mismos. Zakir actúa con respeto y también es muy respetuoso con la gente. Es inteligente, pero también paciente. He aprendido al observar cómo distribuye su energía».

Su trabajo ha incluido su actuación conjunta en conciertos y la participación de Gilmore en los talleres anuales de tabla que organiza Hussain en Bombay y California. También le vio trabajar como compositor, al escribir una partitura para el Alonzo King Lines Ballet de San Francisco y otra para el Kronos Quartet. Pero su relación se ha centrado concretamente en la composición que Gilmore ha escrito para ser estrenada el Fin de Semana de las Artes Rolex, que tendrá lugar en febrero de 2020 en Ciudad del Cabo.

Zakir actúa con respeto y también es muy respetuoso con la gente. Es inteligente, pero también paciente. He aprendido al observar cómo distribuye su energía.

Marcus Gilmore, discípulo en música de 2018-2019

Es su primera composición para una orquesta clásica, incorporando a músicos de jazz y a baterías y, cuando todos nos reunimos en Nueva York, en una sala de ensayo funcional en el DiMenna Center, Gilmore la escuchó en directo por primera vez ejecutada por la American Composers Orchestra. Hussain condujo desde Boston, donde recibió un título honorario del Berklee College of Music la noche anterior. Muestra un gran interés cuando Gilmore está al mando, haciendo preguntas y mejorando sonidos.

«Lo que me gusta es su gran confianza en su capacidad de comunicar y relacionarse. Ese es un cambio significativo en los últimos dos años. Es muy difícil componer para una orquesta, y si puede hacerlo ahora, asusta imaginar lo que podrá crear en el futuro», sostiene. Gilmore añade: «Ha sido una gran experiencia de aprendizaje para mí».

Desde el principio, Gilmore aseguró a Hussain que quería componer más, añadir esa faceta a su exitosa carrera como músico acompañante de artistas de la talla de Chick Corea, y como solista de jazz de renombre. «Siempre toco en muchos ambientes diferentes y hay bastante composición espontánea implicada. Pero quería componer música continua y sin repeticiones. Tengo todas estas ideas rondando por mi cabeza y necesito sacarlas. Hay una parte de mí como artista que sentí que tenía que expulsar, o si lo prefieres, desarrollar. Tocar la batería es solo un elemento. Siento que el potencial es infinito».

Como compositor con experiencia, Hussain ha podido darle a Gilmore consejos específicos. «Le guie en mi proceso inicial de creación de una pieza musical. Le interpreté un ritmo y, después, le pregunté cómo lo transformaría en una idea melódica. El siguiente paso fue descubrir cuáles podrían ser los instrumentos de la orquesta. Le ayudé a traducir la gramática de las frases y los párrafos rítmicos en frases y párrafos melódicos, ya que no coinciden exactamente».

«Zakir me sirvió de gran ayuda para resolver problemas específicos», añade Gilmore. «Simplemente me ayudó a tener una perspectiva más amplia. Recuerdo que hace unos meses tenía todos estos pequeños bocetos y no sabía cómo iba a darles sentido, qué conservar y qué omitir. Le toqué algunas melodías y él dijo cosas como “Suena parecido a esto” o “Suena genial, pero intenta conseguir primero una melodía clara y sencilla y, después, trabaja sobre ella”».

Detrás de esos conocimientos técnicos había un apoyo más general. «Creo que cualquier intérprete de ritmos puede componer. Es algo psicológico y una actitud que los detiene», comenta Hussain. Gilmore entiende ese sentimiento. «Sé que hay muchos estereotipos negativos sobre los baterías. Sin embargo, es una forma de ignorancia deliberada. Ver el potencial de la batería no lleva mucho tiempo, fue el primer instrumento. Un latido es una forma de percusión».

Lo que une a los dos hombres es esta creencia en el potencial melódico de la percusión. En la práctica de la tabla, con sus patrones complejos y divisorios, su relación con la melodía es clara. En la música occidental, se suele ver simplemente como de percusión, una tendencia a la que Gilmore, el nieto del gran batería Roy Haynes, se opone. «Es único», afirma Hussain. «Su unión con la batería es tan grande que sus manos y sus baquetas quedan bastante absorbidas por el instrumento. Eso le permite comunicarse a través de su batería. Es un don».

Considera que su función es brindar confianza a Gilmore en ese talento. «Creo que lo único que trato de decirle es que no se sienta amenazado. Si te sientes seguro, no tienes miedo a caerte de bruces. El fracaso no es más que el primer paso al éxito. Fracasar es la primera lección para no cometer el mismo error. Si sabes eso, puedes avanzar en este mundo».

Para Gilmore y Hussain, así como para el resto de mentores y discípulos, su vínculo ha pasado de ser profesional a familiar. Ahora son grandes amigos que «tocarán juntos millones de veces en el futuro», declara Hussain. Ambos sienten que han adquirido información del otro. Hussain sostiene: «Me puse al día. Mi software es antiguo, y ahora hay algunas ideas, nociones y ritmos nuevos que tienen que ver con la forma en la que Marcus contempla las cosas».

Para Gilmore, el conocimiento compartido no tiene precio. «He adquirido conocimiento sobre este campo, sobre la industria y sobre mí mismo como artista», afirma sonriente. «Pero aunque me transmitiera toda esta increíble información, también afirmó que lo más importante es que tiene que ser lo correcto para ti».

«Los mentores realmente buenos, como Zakir, no dicen “Esta es la única forma que tienes de hacerlo”. Es como si consistiera en intentar darte algunas herramientas. Eso es lo que he aprendido. ¿Qué significa para ti? Al final, siempre te tendrás a ti mismo, por lo que tienes que estar en paz con eso. Esa es la auténtica esencia».

Sarah Crompton es una de las escritoras y presentadoras más respetadas de Gran Bretaña que comenta todos los aspectos de la cultura y de las artes. Su trabajo está presente en The Guardian, The Sunday Times y The Observer entre otros.

Ver todos los proyectos

Programa

Mentor y Discípulo Rolex

Descubra