Buscar en rolex.org

Call to Earth

Limpiando los lagos de la India

De Google a la eliminación de residuos: el ambientalista que limpia los lagos de la India
(CNN) — Cuando Arun Krishnamurthy era adolescente, vio un estanque cerca de su casa en los suburbios de Chennai, India, lleno de basura.

Por Jane Sit, CNN
Fecha de publicación: septiembre de 2020Tiempo de lectura: 3 min 10 s

El daño del estanque le «arrebató» recuerdos felices de su infancia, comenta, y le inspiró a convertirse en conservacionista. «De algún modo, quería ver al estanque recuperar su esplendor original».
Ahora, con 33 años, dirige la Environmentalist Foundation of India (EFI, Fundación Ambientalista de la India), un grupo sin ánimo de lucro que restaura los lagos de agua dulce y los estanques alrededor de la India. Krishnamurthy creó la fundación en 2007, el mismo año en el que empezó a trabajar como contable adjunto en Google. Tres años más tarde, dejó su trabajo para dirigir la EFI a tiempo completo.

Muchos de los cuerpos de agua de la India están obstruidos por desechos —desde bolsas de plástico hasta escombros de la construcción— y a veces infestados con malas hierbas. El equipo de la EFI trabaja para limpiar la basura y restaurar los hábitats naturales de las aves, las ranas y las plantas autóctonas, dando a la vida salvaje una oportunidad para volver.
Durante los últimos 13 años, la EFI ha llevado a cabo trabajos de restauración en 112 lagos y estanques.

Mas allá de estos proyectos locales, hay otra razón por la que a Krishnamurthy le gusta tanto su trabajo.
«India tiene una historia sobre el agua que contar», afirma. «El mundo tiene que conocerla».

LA HISTORIA SOBRE EL AGUA DE LA INDIA

India, con una población de 1,3 mil millones de personas, se está quedando sin agua.
Según un informe de 2018 del comité de expertos financiado por el gobierno NITI Aayog, 600 millones de personas alrededor del país se enfrentan a una escasez de agua alta o extrema, y alrededor de 200 000 personas mueren cada año por falta de acceso adecuado al agua potable. Según este informe, para 2030 se espera que la demanda de agua en India duplique el suministro disponible.
Los activistas dicen que la escasez de agua viene de una planificación y gestión deficientes y se agrava debido al cambio climático, lo que ha llevado a más sequías e inundaciones.

Suresh Rohilla, director sénior del programa del agua en el Centro de Ciencias y Medio Ambiente en Nueva Delhi, afirma que los avances en la salud pública y el saneamiento han mejorada la calidad de vida pero han aumentado la demanda de agua.
«En las grandes ciudades, alrededor de un 30 % a un 40 % del agua va a los inodoros», explica. «En vez de usar cubos para ducharse, ahora la gente usa duchas y bañeras».
Krishnamurthy explica que el objetivo principal de la EFI es restaurar lagos y estanques, pero que el trabajo de la organización beneficia el suministro de agua de la India a pequeña escala, porque al reponer los cuerpos de agua se ayuda a la recarga de aguas subterráneas, un proceso en el que el agua se filtra desde la superficie a través de la tierra y las rocas.
Afirma que muchos hogares dependen de las reservas de aguas subterráneas, excavando pozos dentro de sus propiedades para traer reservas directamente a sus casas.
De hecho, el agua subterránea es fundamental para la India, ya que representa el 80 % de su suministro de agua. La explotación —para uso doméstico y agrícola— está agotando las reservas a un ritmo preocupante. Según el Banco Mundial, el número de pozos de tubería perforada en la India aumentó desde un millón hasta casi 30 millones entre 1950 y 2010, mientras que la tierra regada con agua subterránea se expandió desde casi 3 millones de hectáreas a más de 35 millones de hectáreas, un área del tamaño de Alemania. Si persiste esta tendencia, es probable que el 60 % de los distritos de la India alcance un nivel crítico de agotamiento de aguas subterráneas, según el Banco Mundial.

Rohilla afirma que, aunque alaba el trabajo de grupos comunitarios como la EFI que aborda los problemas de agua en la India, se debería actuar empezando desde arriba.
«Es el gobierno el que posee estos cuerpos de agua», dice, añadiendo que le gustaría ver a las entidades del gobierno usar decretos que limiten el desarrollo alrededor de los lagos y establecer un mejor marco legislativo para proteger los recursos hídricos.
Se están tomando algunas medidas. En 2019, el primer ministro Narenda Modi creó el Ministerio de Jal Shakti (energía hidráulica) para supervisar la gestión de los recursos hidráulicos, y a principios de ese año el Gobierno de la India y el Banco Mundial firmaron un acuerdo para un préstamo de 450 millones de dólares para abordar la escasez de aguas subterráneas.
Krishnamurthy está de acuerdo en que la implementación de una política más firme ayudaría a la crisis, pero cree que las personas tienen un papel importante que desempeñar.
Es por esto que quiere promover lo que él llama «alfabetización sobre el agua» y concienciar sobre la importancia del agua en la vida diaria de la gente.

Destaca que el agua subterránea en la India se usa de forma gratuita, y mucha se desaprovecha. «Con una alfabetización sobre el agua, conseguiremos una responsabilidad en materia de agua entre los ciudadanos, que es la única forma sostenible de avanzar en la India».
Para él, los problemas de agua de la India surgen en parte de la experiencia de la modernización. Al mismo tiempo que el país se ha ido desarrollando, «hemos perdido la conexión con estos cuerpos de agua», afirma.

Hace falta un pueblo

Krishnamurthy espera que el trabajo de la EFI cambie esto, al unificar el apoyo público y al reforzar la conexión de la gente con el agua.
Más de 62 000 personas se hicieron voluntarias de la organización en los últimos 18 meses, comenta.
Estos voluntarios, con guantes y armados con rastrillos y cubos, peinan las orillas del lago los fines de semana para ayudar a recoger la basura.
Los proyectos pueden tardar desde una semana a seis meses, dice Krishnamurthy. A veces, los cuerpos de agua en una situación crítica necesitan grandes trabajos de paisajismo. En esos casos, la EFI contrata a trabajadores y usa maquinaria pesada para profundizar los lechos de los lagos y fortalecer los diques.

Sin embargo, Krishnamurthy dice que los proyectos de la EFI nunca se consideran «completos» porque las amenazas continúan tras haber acabado los trabajos de restauración. La organización tiene que «estar atenta» para asegurarse de que los cuerpos de agua que se han limpiado se conserven, explica.
Para ello, la EFI restaura conjuntos de lagos y estanques del mismo barrio y trabaja para involucrar a la comunidad local.
El compromiso es esencial, afirma Krishnamurthy.
«No puedo simplemente entrar a un barrio y empezar a limpiar un lago o un estanque hasta que la comunidad esté de acuerdo… si está dispuesta a participar», comenta. «Si no, mi responsabilidad es solamente limpiar, y mañana volverá a estar como antes».
Krishnamurthy dice que la conservación debe ser «emocionante» y «motivadora». La EFI produce documentales de naturaleza que se emiten en la televisión local, y sus miembros realizan teatro callejero musical con letras de canciones de temática conservacionista.

La EFI se enfrenta a un reto de sostenibilidad cuando se trata de la eliminación de residuos. Actualmente, hasta el 95 % de los residuos sólidos que se recogen de los cuerpos de agua acaban en vertederos.
Krishnamurthy afirma que la EFI está barajando opciones para reutilizar y reciclar más de estos residuos a pesar de que la «falta de capacidad» es siempre un reto para una pequeña organización.
A pesar de los retos, se siente optimista, no solo respecto a la India sino al resto del mundo. Anima a la gente de todo el mundo a que cuide de los lagos y los estanques de su alrededor, y a que preste atención al vertido de residuos y a las necesidades de la vida salvaje. Con las «buenas intenciones», comenta Krishnamurthy, todos podemos «generar un impacto en nuestro planeta».

Serie de colaboraciones

Call to Earth

Descubra