Call to Earth

Corales más resistentes para salvar a los arrecifes en extinción

Esta bióloga marina quiere utilizar los corales más resistentes del mundo para salvar a los arrecifes en peligro de extinción
(CNN) — Emma Camp, buceando lentamente bajo la superficie del agua, equipada con su máscara de buceo, halló un mundo que nunca antes había visto: una ciudad submarina de colores brillantes.

Por Jane Sit, CNN
Fecha de publicación: septiembre de 2020icon-clockTiempo de lectura: 1 min 43 s

Fue la primera vez que vio un arrecife de coral —de vacaciones familiares en las Bahamas cuando tenía siete años. También fue el momento en el que Camp se enamoró del océano. «Lo que me atrajo fue aquella fascinación con este mundo desconocido» recuerda.

Con 33 años, la bióloga marina de origen británico es una importante investigadora en la conservación y adaptación de los corales en la Universidad Tecnológica de Sídney; lucha por salvar las maravillas marinas que la cautivaron cuando era niña.
Los arrecifes de coral son uno de los ecosistemas más biodiversos del mundo y sustentan un cuarto de la vida marina del planeta. Sin embargo, los científicos temen que el cambio climático podría erradicar todos los arrecifes de coral de la Tierra en 2100.

Aunque se han perdido aproximadamente la mitad de los corales del mundo, Camp cree que aún podemos salvar lo que queda.
El trabajo de Camp implica recorrer el mundo para encontrar los corales más resistentes y con mayor capacidad de adaptación del planeta —las especies con mayor probabilidad de sobrevivir a la crisis climática.

Ha estudiado corales en crecimiento en albuferas de manglares por todo el mundo, incluyendo en el Caribe, las Seychelles e Indonesia. En 2016, Camp y su equipo fueron los primeros en encontrar corales en manglares en Nueva Caledonia, en el Pacífico Sur. En 2019, registraron por primera vez corales en manglares similares en su propio entorno… en el perímetro de la Gran Barrera de Coral australiana.
Las albuferas de manglares son lagunas poco profundas, cerca de los litorales en los trópicos, bordeadas de árboles o matorrales adaptados para crecer en agua salada.

En las albuferas, «el agua es caliente y ácida de manera natural, y posee condiciones bajas en oxígeno», afirma Camp. En los arrecifes, el coral se está muriendo porque el cambio climático hace que las condiciones del océano sean similares, con aguas más calientes y ácidas, y niveles de oxígeno reducidos —pero en las albuferas de manglares, los corales viven. El objetivo de Camp es identificar las cualidades especiales que permiten a los corales en manglares sobrevivir en un entorno hostil.
Camp y su equipo recolectan muestras de coral de albuferas de manglares, las llevan a su laboratorio en Sídney y realizan pruebas de ADN para aprender más sobre su composición genética y cómo difieren de los corales de arrecife.
En Australia, Camp intercambia fragmentos de coral entre las albuferas de manglares y el cuerpo principal del arrecife.

Los corales en manglares se trasplantan al arrecife para examinar qué especies pueden prosperar ahí, explica, mientras que los corales de arrecife se trasladan al hábitat del manglar para evaluar cómo reaccionan a un entorno más exigente. El objetivo de Camp es descifrar si los científicos serán capaces un día de utilizar esos corales resistentes para reabastecer zonas del arrecife deterioradas por el cambio climático.
La operación se controla firmemente con los fragmentos de coral fijados a pequeñas estructuras con bridas para prevenir que se dispersen fuera de la zona de ensayo. Esto garantiza que no hayan consecuencias imprevistas al mover especies entre hábitats diferentes.
Camp dice que sigue siendo una «optimista del océano», pero básicamente su trabajo solo «gana tiempo» contra el cambio climático.

«El tiempo se acaba y es urgente», afirma. «Si no hacemos algo, esos ecosistemas vitalmente importantes van a desaparecer o como mínimo van a deteriorarse gravemente hasta el punto en el que no podamos dar marcha atrás».

Serie de colaboraciones

Call to Earth

Descubra