Michel AndréEl ruido en los océanos enciende la señal de alarma

Fecha de publicación: 2002clockTiempo de lectura: 50s
scroll-down

El creciente alboroto en los océanos provocado por la actividad humana está causando un daño devastador a la vida marina, según las pruebas recopiladas por el científico bioacústico Michel André.

UbicaciónIslas Canarias/mar Mediterráneo

Las colisiones entre barcos y ballenas (que resultan mortales para los mamíferos gigantes) frente a las Islas Canarias fueron el origen de la preocupación de Michel André. Consciente de que el oído de las ballenas puede ser sensible al ruido provocado por el hombre, lo que las hace vulnerables a las colisiones con los barcos, André creó el primer sistema anticolisión para ballenas (WACS, por sus siglas en inglés, Whale Anti-Collision System), que utiliza un prototipo de boya pasiva acústica financiado por su Premio Rolex.

Hoy día seguimos sabiendo muy poco de cómo el sonido producido por el hombre puede interferir en la vida de los océanos, pero el público en general y los científicos cada vez muestran más preocupación por esta reciente fuente de contaminación. Además, los datos de los que disponemos actualmente sugieren que esa preocupación está justificada.

Su proyecto ha evolucionado a lo largo de los años, y actualmente está investigando cómo el ruido causado por el hombre, incluyendo los bramidos de los barcos, las perforaciones, las dragas, los estudios sísmicos y las maniobras militares, está afectando negativamente a los animales marinos, no solo a los que dependen del sonido para sobrevivir. A través de su proyecto Listen to the Deep-Ocean Environment (LIDO, Escuchar las profundidades oceánicas), los centros de observación submarina se han propagado por los océanos del planeta y conectado entre ellos en una red que nos brinda la primera representación verdaderamente global del ruido del océano y sus efectos. André, profesor de bioacústica en la Universidad Politécnica de Cataluña y director del Laboratorio de Bioacústica Aplicada, también ha participado en varios proyectos financiados por la Unión Europea sobre reducción del ruido y está trabajando en un proyecto de conservación del delfín rosa en Brasil con el Instituto Mamirauá para el Desarrollo Sostenible del fallecido José Márcio Ayres, Laureado Rolex.

  • 22

    Número de grandes centros de observación submarina repartidos por los océanos del planeta conectados en la red LIDO

  • 15

    Aumento de decibelios en la banda de baja frecuencia por el ruido causado por el hombre en los océanos a lo largo de los últimos 50 años

Programa

Premios Rolex a la Iniciativa

Descubrir

Compartir esta página