Pablo García BorborogluSalvar a los pingüinos en peligro de extinción

Fecha de publicación: 2019icon-clockTiempo de lectura: 1min 52s
icon-scroll-down

Dos tercios de las aves marinas del mundo han desaparecido desde 1960, y entre las especies más gravemente amenazadas se encuentran los pingüinos. Su alarmante disminución ha impulsado al conservacionista argentino Pablo García Borboroglu a llevar a cabo una campaña internacional para abordar las principales amenazas a las que se enfrentan. Sus medidas incluyen la recopilación de datos clave para entender cómo facilitar la supervivencia de los pingüinos, junto con un programa educativo internacional que involucra a comunidades locales y escuelas para aumentar la concienciación y, por último, el trabajo con gobiernos locales y nacionales y con terratenientes para mejorar la toma de decisiones en cuestiones que afectan a la conservación de los pingüinos, como la designación y gestión de nuevas Áreas Marinas Protegidas.

UbicaciónArgentina

«Hay 18 especies de pingüinos que viven en nuestro planeta y más de la mitad están en peligro de extinción según la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza). En los últimos 30 años, 14 de estas especies han sido reclasificadas como en situación de mayor riesgo», afirma García Borboroglu, fundador y presidente de la Global Penguin Society.

«Los pingüinos son excelentes indicadores de la salud de los océanos, ya que son muy sensibles a todos los cambios en sus hábitats. No solo se enfrentan a amenazas en la tierra cuando están anidando, sino también cuando van al mar y nadan miles de kilómetros en busca de alimento o para migrar. Por lo tanto, se exponen a amenazas como el cambio climático, la contaminación y la mala gestión de la pesca. En la tierra, la perturbación humana y la introducción de nuevos depredadores también afectan a los pingüinos», subraya.

«Entre los aspectos más preocupantes se encuentran la reducción de alimentos vinculada a la pesca excesiva y al cambio climático, que obliga a los pingüinos a recorrer mayores distancias para reunir los peces con los que alimentar a sus crías: Nadan cientos de kilómetros pero, en muchas ocasiones, cuando vuelven, las crías ya han muerto de hambre».

Existen 18 especies de pingüinos en el mundo, y más de la mitad de ellas se encuentran en peligro de extinción.

Pablo García Borboroglu

García Borboroglu ha trabajado durante más de 30 años para entender y salvar a los pingüinos, desde que presenció la muerte anual de 40 0000 de ellos a causa de los vertidos de petróleo en la Patagonia en los años 80, e intentó salvarlos. «Cuando liberé al primero y lo devolví a su hábitat natural, se me ocurrió. Me di cuenta de que la acción individual puede tener un gran impacto, por lo que empecé a ampliar mi proyecto».

Este consta de tres componentes: ciencia, educación y gestión de las especies de pingüinos y de sus hábitats.

En primer lugar, pretende mejorar el conocimiento científico sobre aspectos fundamentales de la biología y la ecología de tres especies de pingüinos clave en Argentina, Chile y Nueva Zelanda, con el fin de hacer recomendaciones basadas en hechos para orientar su conservación.

En segundo lugar, pretende que las comunidades locales y los estudiantes de los colegios participen en estudios acerca de los pingüinos y su conservación en Argentina y Chile. También implica viajes escolares a colonias de pingüinos y limpiezas costeras dirigidas a la protección de los pingüinos, desarrollando planes ecoturísticos sostenibles y creando un kit educativo en línea para la distribución mundial.

Por último, García Borboroglu está actualmente trabajando con gobiernos y terratenientes para mejorar la toma de decisiones que afectan a la conservación de los pingüinos. Emplea el conocimiento científico que está generando para desarrollar estrategias de gestión adaptativa y definir el proceso con el que establecer Áreas Marinas Protegidas (MPA, por sus siglas en inglés) que protejan la anidación de los pingüinos y las zonas de alimentación.

«A través de los pingüinos, trabajamos en favor de la conservación marina, y los océanos son sumamente importantes para la calidad de vida en nuestro planeta, ya que proporcionan alimento, oxígeno y regulan la temperatura de todo el planeta. Este proyecto es fundamental para abordar los problemas medioambientales más importantes; es una preocupación de ámbito internacional». Hasta la fecha, sus medidas han beneficiado a 1,6 millones de pingüinos, ayudando a proteger trece millones de hectáreas de su hábitat e involucrando a miles de niños en actividades educativas.

  • 18

    especies de pingüinos viven en nuestro planeta

  • 50 %

    de ellas están en peligro de extinción

Programa

Premios Rolex a la Iniciativa

Descubra más