Buscar en rolex.org

Los exámenes de la vista brindan igualdad

Andrew Bastawrous

Mil millones de personas por todo el mundo sufren de problemas de visión fácilmente tratables. Al menos un tercio de ellos vive en lugares donde el tratamiento óptico moderno nunca llega. Sin embargo, esto está cambiando rápidamente gracias a la acertada visión del oftalmólogo británico Andrew Bastawrous.

Peek Vision —inventado por Andrew Bastawrous— ha distribuido casi un cuarto de millón de pruebas oculares a personas que viven en la Kenia rural, antes de expandirse a múltiples ubicaciones entre África y Asia. En partes remotas de Pakistán, más de 20 000 personas al mes son examinadas, con la oportunidad de visitar un oftalmólogo u optómetra para recibir cuidado oftalmólogico profesional.

Peek es una tecnología fácil de utilizar, basada en teléfonos móviles, que identifica a personas con enfermedades oculares y los conecta con servicios, a menudo para recuperar la visión. Al combinar con destreza un smartphone con una aplicación que proporciona una medida de la agudeza visual y una representación visual del resultado, Bastawrous y sus investigadores e ingenieros han creado un sistema que puede ser utilizado por personas sin formación especializada en este campo, lo que significa un aumento en el número de personas detectadas. Una versión extendida de la aplicación proporciona análisis de datos, la funcionalidad de un mensaje recordatorio y otras herramientas.

Al principio, Bastawrous llevó a cabo ensayos de esta tecnología en Kenia, Botsuana e India. En total se examinaron a más de 350 000 personas de todo el mundo, y aquellos que necesitaban un tratamiento han recibido la atención médica adecuada.

Estamos eligiendo a propósito lugares difíciles para trabajar, pero aparte de eso, estamos eligiendo a las poblaciones menos capacitadas para acceder o pagar por servicios oftalmológicos. Se trata de no olvidar a nadie.Andrew Bastawrous

«Lo que estamos haciendo es proporcionar una solución que ayuda a identificar a los individuos actualmente invisibles, que además de identificarlos, garantiza que tengan acceso al servicio que responda a sus necesidades, y luego realiza un seguimiento para ver si ese servicio les ha funcionado», declara.

«Estamos eligiendo a propósito lugares difíciles para trabajar, pero aparte de eso, estamos eligiendo a las poblaciones menos capacitadas para acceder o pagar por servicios oftalmológicos. Se trata de no olvidar a nadie».

La inspiración de llevar una visión nítida a millones de personas por todo el mundo empezó cuando Bastawrous era un alumno con malas notas en el Reino Unido. Un día, un simple examen de la vista y un par de lentes transformaron todo su mundo. «Me mandaron fuera a describir lo que podía ver, y recuerdo quedarme totalmente impresionado; este mundo que percibía como impreciso se volvió nítido de repente, se veía claramente», recuerda. «Me cambió completamente la vida. Nunca olvidaré ese momento».

«Cuando tuve mis primeras gafas unas semanas más tarde, vi cómo eran en realidad las caras de mis padres, vi cómo eran mis amigos. Mi rendimiento escolar cambió completamente».

La metamorfosis de vivir en un mundo borroso a vivir en uno nítidamente distinguido no ha abandonado nunca a Bastawrous. En la actualidad, se ha convertido en un equipo inspirado por una visión de suministrar el mismo milagro a los cientos de millones que viven fuera del alcance de la optometría moderna.

Tuvo una segunda revelación en su viaje personal cuando, como joven adolescente, visitó el país natal de sus padres, Egipto. En El Cairo, presenció miles de niños que se parecían a él, excepto por los anteojos, deduciendo que malvivían en los vertederos de la ciudad. Se quedó atónito por el injusto azar del destino.

Su vista mejorada lo llevó a formarse en medicina, como cirujano oftalmólogo y empezó a trabajar en al Servicio Nacional de Salud (NHS) de Gran Bretaña.

En países de bajos y medios ingresos existen cientos, muchas veces millones, de personas que o pierden su vista, o ya la han perdido y no tienen la oportunidad de recuperarla.Andrew Bastawrous

Sin embargo, en el fondo, Bastawrous sentía que el sentimiento de frustración e impotencia crecía, no podía ayudar a las multitudes de personas de todo el mundo que necesitaban recuperar su visión.

«En países de bajos y medios ingresos existen cientos, muchas veces millones, de personas que están fuera del alcance de servicios oftalmológicos básicos y, en consecuencia, o pierden su vista o ya la han perdido y no tienen la oportunidad de recuperarla», explica.

Según Bastawrous, alrededor de 1100 millones de personas por todo el mundo viven con una discapacidad visual que no ha sido tratada. En muchos casos, un par de gafas o una operación de cataratas puede solucionar el problema fácilmente.

En 2011, dejó su trabajo en el NHS y se trasladó a Kenia persiguiendo el sueño de ofrecer una mejor visión a los millones de personas que viven en regiones ópticamente desfavorecidas. Al tratar a más de 5000 pacientes en las zonas rurales, se dio cuenta rápidamente de que el problema principal era el acceso: los problemas de visión son muy frecuentes, los especialistas en oftalmología escasean y el acceso a servicios de diagnóstico es limitado. Fuera de las ciudades, los pueblos carecían de carreteras y servicios médicos. Pero la mayoría tenían servicios de telefonía móvil.

Cinco años más tarde, Bastawrous recibió un Premio Rolex a la Iniciativa que cambió el alcance de todo el proyecto.

Hoy, Bastawrous y su equipo van por buen camino respondiendo internacionalmente a las necesidades de las personas con problemas de visión, con una particular atención hacia aquellos que tienen dificultades para acceder o permitirse asistencia oftalmológica. Solo en Pakistán, la población meta asciende a unos 30 millones de personas que necesitan cuidados oftalmológicos. «Este recorrido no tiene fin. Requiere una actitud de “mejor no rendirse nunca”» dice Bastawrous.

La aplicación de Peek para una autoevaluación de la vista, Peek Acuity, se lanzó en Google Play en 2016 y ahora es un dispositivo médico certificado disponible en más de 190 países, para cualquiera que desee comprobar su visión.

Como parte de la iniciativa Perpetual Planet de Rolex, el proyecto de Bastawrous es admirable por compartir la ciencia y la tecnología prácticas de manera universal para la mejora de la humanidad.

PUBLICADO EN 2016

Una visión para África

Leer el artículo original

Premios Rolex a la Iniciativa

Conquistas

Descubra más