Exploración de bosques submarinos en los fiordos de la Patagonia

Vreni Häussermann

Descubrir nuevas especies, nunca antes descritas científicamente, es solo uno de los aspectos del caso que la intrépida bióloga marina Vreni Häussermann ofrece para la protección de las aguas salvajes de los fiordos patagónicos.

Tras hacer frente a tormentas, fallos técnicos, aislamiento, malestar y peligro, Vreni Häussermann —una exploradora científica de tradición clásica— está descubriendo un mundo escondido en una de las regiones más remotas de la Tierra: las oscuras y frías aguas del sur de la Patagonia.

Misteriosos bosques submarinos, arrecifes de coral inesperados y extraños campos de gorgonias abundan en las profundidades de los fiordos patagónicos, donde la luz del sol desaparece en una oscuridad intensa, confiando poco a poco sus maravillas a la Laureada de los Premios Rolex a la Iniciativa de 2016.

Durante casi un cuarto de siglo, Häussermann ha buceado, recolectado, clasificado y luchado por proteger a los residentes de las profundidades sureñas. Durante el proceso ha descubierto nuevos ecosistemas así como especies.

A pesar de sus paisajes formidables, clima violento y frías aguas, la Patagonia —al borde del extremo sur del continente sudamericano— está demostrando ser un extraordinario foco de adaptación de vida en la Tierra. También es inmensa. «El área de la Patagonia chilena es en realidad enorme. Si mides el litoral, son más de 100 000 kilómetros de longitud. Son más de dos vueltas al mundo. Así que realmente no podemos abarcar toda la región en nuestra vida», explica la bióloga germanochilena.

Durante los primeros 20 años de su exploración, Häussermann estuvo limitada a los 30 metros de la superficie del agua accesible para un submarinista. El Premio Rolex le permitió utilizar un sumergible teledirigido para ampliar su investigación a profundidades de 500 metros, incluso posiblemente de 1000 metros. Con esto ha perseguido sus descubrimientos hasta nuevos reinos. Ha proporcionado vídeos, imágenes y libros espectaculares que representan las criaturas extrañas de colores vivos que habitan en esas frías y oscuras aguas. Todo esto respalda su campaña para las Áreas Marinas Protegidas (MPAs, por sus siglas en inglés) para conservar sus maravillas.

Estima que se han identificado hasta ahora unas 70 especies nuevas, y entre 100‑200 más están en proceso de estudio científico y clasificación. Tres nuevas anémonas llevan el nombre de su marido y sus hijos. Las nuevas especies, incluyendo los corales de aguas profundas y las anémonas marinas, aparecen en su libro Marine Benthic Fauna of Chilean Patagonia: an Illustrated Identification Guide.

«Para mí, la Patagonia chilena es el lugar más hermoso de la Tierra cuando buceas en sus aguas y ves esta belleza y estos colores», afirma Häussermann.

Sin embargo, incluso aquí, en una de las últimas fronteras salvajes del planeta, el paso de la actividad humana se percibe gravemente. La pesca, las piscifactorías, la polución, la desoxigenación y el calentamiento global están sembrando un caos lento. «Solo en 10 años ha habido una disminución en abundancia del 75 % en varias de las especies dominantes», señala. «Queremos que el mundo sea consciente de lo que está pasando, de qué cambios ocurren debido a los impactos del ser humano».

El momento en el que empezamos a cambiar algo y a sacar algo, alteramos el equilibrio, por lo que es muy importante comprender las consecuencias de lo que estamos haciendo.Vreni Häussermann

«El momento en el que empezamos a cambiar algo y a sacar algo, alteramos el equilibrio, por lo que es muy importante comprender las consecuencias de lo que estamos haciendo. Solo podemos comprender las consecuencias si comprendemos el ecosistema, y el ecosistema está compuesto por muchísimas especies».

Häussermann empezó concentrándose en la recolección e identificación de las formas de vida de los fiordos patagónicos. Gradualmente, esto evolucionó en la topografía de nuevos ecosistemas y la identificación de zonas vírgenes clave como referencias científicas donde se pueden medir los efectos de la actividad humana.

«Hemos encontrado 11 especies invertebradas que forman hábitats diferentes en la Patagonia» recuerda. «Se denominan bosques de animales marinos porque son similares a un bosque terrestre. El bosque es una estructura tridimensional que crean algunos animales, y otros pueden vivir ahí, moverse por él, alimentarse y protegerse. Cada uno de estos bosques de animales marinos es efectivamente un nuevo ecosistema, y este es, por ejemplo, un arrecife de coral pero también puede ser un campo de gorgonias».

La simple idea de que los arrecifes de coral existen en aguas gélidas y prácticamente oscuras le da la vuelta a la comprensión popular de la biología marina y revela nuevos conocimientos sobre la durabilidad de los corales y su habilidad para sobrevivir impactos tales como el cambio climático.

La Patagonia chilena es un foco de biodiversidad y definitivamente necesita protección.Vreni Häussermann

Para proteger esos ecosistemas para el futuro, Häussermann ha hecho campaña durante casi 20 años para crear una red de al menos 25 áreas marinas protegidas en los fiordos patagónicos. Actualmente, existen 10 MPAs de diferentes tamaños, de las cuales solo dos están altamente protegidas y la mayoría permiten piscifactorías de salmón.

Häussermann dice que gracias a los modelos que utilizan datos oceanográficos y a la distribución de las especies conocidas es posible decidir el lugar de las MPAs. «Mostramos estos datos, fotos y grabaciones de vídeo a otros científicos, al público general y a responsables para que empiecen a comprender que la Patagonia chilena es un foco de biodiversidad y definitivamente necesita protección».

Con una reciente disminución de piscifactorías de salmón en los fiordos y con el apoyo de comunidades locales, Häussermann tiene más esperanza en que el Gobierno chileno esté de acuerdo.

De tal forma, el trabajo de Häussermann forma parte de la Iniciativa Perpetual Planet de Rolex; explorando los últimos lugares salvajes de la Tierra, revelando sus secretas maravillas y luchando por salvaguardarlas para el beneficio de las generaciones futuras.

PUBLICADO EN 2016

Las profundidades salvajes de la Patagonia

Leer el artículo original

Ver todos los proyectos

Premios Rolex a la Iniciativa

Conquistas

Descubra más