Brian GittaDetectar la malaria rápidamente y sin muestras de sangre

Fecha de publicación: 2019clockTiempo de lectura: 2min 28s
scroll-down

Alrededor de 220 millones de personas de todo el mundo sufrirán el azote de la malaria este año y casi medio millón, principalmente niños, fallecerán a causa de ella. Sin embargo, si Brian Gitta, especialista en tecnologías de la información ugandés, consigue distribuir su nueva y potente tecnología, esas cifras disminuirán.

UbicaciónUganda

La clave para tratar con éxito la malaria es un diagnóstico precoz. Las pruebas actuales requieren una muestra de sangre, un microscopio y un analista altamente cualificado, que no siempre están disponibles en el tercer mundo, pero Gitta y su equipo han desarrollado un dispositivo electrónico portátil que ofrece una lectura fiable en menos de dos minutos sin necesidad de extraer sangre. Esta nueva prueba proporciona una importante ventaja en cuestión de velocidad y comodidad de uso, dado que la prueba microscópica dura 30 minutos o más, y las muestras de sangre tienen que enviarse probablemente a un laboratorio en una ciudad alejada.

Gitta y sus compañeros tienen un fuerte interés personal en el resultado: cada miembro de su equipo thinkIT ha sufrido la debilitante enfermedad de la sangre propagada por los mosquitos. «Al provenir de la región subsahariana, hemos tenido muchos episodios de malaria. En realidad, no puedo contar el número de veces que he padecido malaria desde pequeño», afirma.

Según la Organización Mundial de la Salud, 15 países del África subsahariana y del sur de Asia soportan casi el 80 % de la carga mundial de la malaria. Cinco países representan casi la mitad de los casos de malaria: Nigeria (25 %), República Democrática del Congo (11 %), Mozambique (5 %), India (4 %) y Uganda (4 %). A nivel internacional, el 61 % de las muertes por malaria se registra en niños.

La pasión de Gitta por la tecnología de la información surgió jugando a videojuegos cuando era niño. Hace varios años, al sufrir un brote recurrente de malaria, se le ocurrió transformar sus conocimientos informáticos en una solución para este problema de vida o muerte.

Al provenir de la región subsahariana, hemos tenido muchos episodios de malaria. En realidad, no puedo contar el número de veces que he padecido malaria desde pequeño.

Tras crear cinco generaciones de prototipos, desarrolló un novedoso dispositivo, el Matiscope, en el que un paciente introduce un dedo limpio para leer su estado de la malaria. Este dispositivo portátil utiliza la luz y los imanes para detectar la presencia del parásito de la malaria. Cuando el parásito vive en el flujo sanguíneo humano, desprende cristales de una sustancia llamada hemozoína. Los cristales son magnéticos, ya que tienen un átomo de hierro en su núcleo. El Matiscope utiliza imanes para detectar si estos cristales están presentes en la sangre del paciente. Al mismo tiempo, un rayo de luz reflejado en el dedo mide los cambios de color, forma o concentración de glóbulos rojos, que son signos físicos de la malaria. Los resultados se combinan utilizando la inteligencia artificial para dar un rápido diagnóstico, especialmente en las primeras fases de la enfermedad, que puede ser difícil de detectar. Se puede compartir al instante con las autoridades sanitarias del gobierno, los médicos, los científicos y las compañías farmacéuticas para mejorar el conocimiento y el control de la enfermedad.

La versión actual del Matiscope de Gitta puede conseguir un 80 % de precisión diagnóstica, pero necesita mejorarse hasta alcanzar un 90 % o más para ser el instrumento más eficaz en el campo. Simultáneamente, tiene que convencer a la profesión médica, y a los pacientes, acostumbrada desde hace mucho tiempo a tomar muestras de sangre, de que su tecnología no invasiva puede realizar un trabajo igual de fiable, a bajo coste y en un breve periodo de tiempo.

El Matiscope está actualmente en ensayos clínicos de fase 2 con más de 300 pacientes, para determinar su fiabilidad frente a los mejores diagnósticos existentes. Gitta y su equipo han tratado hasta ahora a más de 50 pacientes en su estudio y están examinando a más sujetos. Si lo consigue, se probará en más de 1000 personas y, después, en varios miles de personas para establecer seguridad y eficacia. Después de esto, Gitta planea entregar el Matiscope a hospitales por toda Uganda y, posteriormente, a los países vecinos como Kenia. En 2019, empezaron probando yotta, una plataforma destinada a proporcionar vigilancia de la malaria en tiempo real. Registraron 10 hospitales y obtuvieron puntos de datos sobre los diagnósticos de la malaria, la medicación y los resultados de las pruebas en varios lugares cubiertos en los últimos seis meses.

«La malaria es una enfermedad que se puede curar si sabes que la tienes. El diagnóstico precoz permite a los pacientes actuar con rapidez, lo que podría salvar su vida y la de otras personas. Me hace feliz poder crear cambios en la lucha contra la malaria. Es una acción humilde, pero también divertida».

  • 228 millones

    casos de malaria en 2018 en todo el mundo

  • 93 %

    de los casos se registraron en África

Ver todos los proyectos:

Programa

Premios Rolex a la Iniciativa

Descubra