La Iniciativa Artística Rolex para Mentores y DiscípulosDetrás de cada gran artista hay un gran artista

icon-clockTiempo de lectura: 1m45s
icon-scroll-down

Transmisión del patrimonio artístico

Rolex entiende el arte de la mentoría. Las aptitudes y los logros de nuestros relojeros han pasado de generación en generación, garantizando la transmisión de conocimiento acumulado durante más de un siglo. Del mismo modo, un interés por contribuir con el resto del mundo, inculcado por el fundador de la marca Hans Wilsdorf, ha dado paso a una contribución duradera con las artes, parte del «Perpetual Spirit» que es su legado y motor de la empresa en su actividad y sus numerosos y diferentes intereses.

Una contribución duradera

Los fuertes vínculos de Rolex con la cultura se forjaron en 1976 cuando empezó a patrocinar a algunos de los mejores artistas del mundo, como Dame Kiri Te Kanawa, en una serie de disciplinas. Esto estaba en consonancia con nuestro apoyo a los individuos que reflejan los valores de rendimiento y excelencia de la empresa y que se esfuerzan por superar límites.

En 2002, la empresa fue más allá y estableció un programa de mentoría filantrópico: la Iniciativa Artística Rolex para Mentores y Discípulos. Este programa empareja a artistas emergentes con maestros creativos de todo el mundo y, fomentando estas relaciones, Rolex pretende mantener la transmisión del legado artístico.

Facilitando a jóvenes artistas la colaboración con grandes maestros en una serie de disciplinas (arquitectura, artes visuales, cine, danza, literatura, música y teatro), reciben el bien más preciado de todos: el tiempo, tiempo para pasar con un mentor, tiempo para aprender, crecer y crear. La lista de mentores Rolex es extraordinaria, incluyendo a Martin Scorsese, Margaret Atwood, Anne Teresa de Keersmaker, David Hockney, Kazuyo Sejima, Gilberto Gil y al fallecido Patrice Chéreau.

Docenas de jóvenes artistas de todo el mundo tienen el privilegio de disfrutar de un periodo de mentoría individual y colaboración con grandes exponentes internacionales de sus disciplinas. La poeta Tracy K. Smith, que en 2017 fue nombrada Poeta Laureada de Estados Unidos, afirma que su colaboración con el poeta y autor alemán Hans Magnus Enzensberger en 2010–2011 fue «una de las cosas más gratificantes» que había hecho como artista.

El director israelí Tom Shoval se vio catapultado al set de The Revenant («una experiencia extraordinaria») con el ganador del Oscar Alejandro G. Iñárritu en 2014-2015. La mentoría sigue cambiando su vida. Incluso después de haber concluido oficialmente, Iñárritu ha ofrecido apoyo y consejo.

El mentor obtiene tanta inspiración como el discípulo.Martin Scorsese

El artista visual Sammy Baloji de la República Democrática del Congo consideró que su mentoría en 2014–2015 con Olafur Eliasson le «liberó para explorar y trabajar sin restricciones autoimpuestas». La carrera de Baloji despegó con su collage fotográfico y su obra de instalación expuestos en las principales galerías de arte, como la Bienal de Venecia y el Smithsonian National Museum of African Art en los Estados Unidos.

Para los mentores, la relación de mentoría es estimulante. La cantante de ópera Jessye Norman fue la mentora de Susan Platts en 2004-2005, con quien sigue en contacto por la amistad que forjaron. «Los artistas solían aprender su oficio trabajando con alguien que llevaba en la profesión muchos años: así es como la gente solía aprender. Y Rolex nos permite trabajar nuevamente de esta forma, al mismo tiempo que los mentores también aprenden, comenta Norman. «Y es algo increíble».

El director Martin Scorsese, mentor de la directora argentina Celina Murga en 2008-2009, está de acuerdo. «El mentor obtiene tanta inspiración como el discípulo». Scorsese también ha seguido ofreciendo apoyo a Murga y fue el productor ejecutivo de su tercera película, La tercera orilla, The Third Side of the River 2013.

El pintor británico David Hockney afirma: «Los buenos profesores siempre han aprendido de sus alumnos». En 2017, cuando tenía una importante retrospectiva itinerante, ofreció a su discípulo, el pintor alemán Matthias Weischer, una visita guiada de la exposición en el Centro Georges Pompidou de París. «A los dos nos interesan los mismos temas: el espacio y las cosas espaciales. Por eso, he mantenido una relación amistosa con él. Es muy buena persona y un gran pintor a nivel internacional».

Los buenos profesores siempre han aprendido de sus alumnos.David Hockney

Las relaciones entre los mentores y los discípulos pasan por un proceso de selección que encuentra a los jóvenes artistas que podrían sacar mayor provecho de una relación de mentoría. Mientras que los mentores son propuestos por un Consejo Asesor, los discípulos deben presentar una solicitud. Posteriormente, un comité de nominación por cada disciplina propone a los discípulos que mejor encajan con el perfil descrito por un mentor. Muchos mentores desean colaborar con un joven artista que provenga de una cultura muy lejana a la suya.

Las parejas pueden decidir la mejor forma de interactuar, así como tener un periodo de mentoría de hasta dos años. Cada discípulo recibe una beca con fondos para el viaje y la asistencia adicional, con el fin de crear una nueva obra una vez que finalice la mentoría formal. Los mentores reciben una remuneración en reconocimiento al tiempo y la energía invertidos con los discípulos.

Desde su creación, el programa ha evolucionado hasta convertirse en una creciente comunidad de artistas de todo el mundo, desde Togo, Paraguay, Honduras, China y más allá, que abarca distintas generaciones, culturas y disciplinas.

Ver todos los proyectos:

Nuestro espíritu fundador

Perpetual

Descubrir