Maria E. Manteca OñateUna fuerza de la naturaleza

Fecha de publicación: 2000clockTiempo de lectura: 50s
scroll-down

Durante casi 30 años, María Eliza Manteca Oñate ha trabajado sin descanso para revertir el daño medioambiental provocado en los Andes ecuatorianos y convencer a los agricultores de que es posible vivir de la tierra sin perjudicar el suelo.

UbicaciónEcuador

María Eliza Manteca Oñate tiene razones para sonreír. Su cruzada personal para cambiar el signo de décadas de mala gestión agrícola está dejando huella en su querido Ecuador. Los métodos desarrollados por su Fundación Golondrinas ya cuentan con el apoyo de una política del gobierno conocida como «granjas integradas».

Me marqué el objetivo de encontrar una forma de ganar dinero para poder regresar a mi pueblo y trabajar con la comunidad local para mejorar sus condiciones económicas.

Las prácticas agrícolas destructivas y la sobreexplotación de la madera han acabado con más del 90% de los bosques nativos de Ecuador, lo cual ha supuesto un impacto catastrófico sobre el medio ambiente y las comunidades locales. Esta antigua enfermera estaba decidida a proteger la masa forestal superviviente y a mejorar las condiciones de vida de las personas. Con esta idea, en 1991 estableció una reserva natural cerca de su pueblo natal que acabó convirtiéndose en la Fundación Golondrinas. En 1998, destinó los ingresos generados por su albergue en Quito a la creación de una granja modelo llamada Peña Negra, en la que niños y adultos aprenden a proteger la tierra y a vivir de ella. Esta iniciativa conservacionista le valió a Manteca un Premio Rolex.

Sin duda, el esfuerzo ha dado sus frutos. La granja Peña Negra, el auténtico núcleo del proyecto, ha sido completamente reforestada con 55 especies de plantas y está reviviendo gracias a la aplicación de métodos de permacultura y otras técnicas introducidas por la fundación. En la cercana localidad de Santa Rosa se está desarrollando una segunda granja centrada en la plantación de café. Manteca acoge de buen grado a estudiantes en sus proyectos, y promueve la investigación sobre las plantas medicinales del bosque. También está planeando establecer otro albergue para producir más ingresos.

  • 1400

    Superficie en hectáreas de la Reserva Golondrinas, ahora un bosque protegido que Manteca tiene previsto ampliar a 25 000 hectáreas

  • 1 350 m

    Altitud de Santa Rosa, la segunda granja modelo

Programa

Premios Rolex a la Iniciativa

Descubrir

Compartir esta página