Grégoire CourtineAyudar a las personas paralíticas a volver a caminar

Fecha de publicación: 2019clockTiempo de lectura: 1min 47s
scroll-down

Durante toda la historia de la humanidad, las graves lesiones en la columna han significado la pérdida permanente de la capacidad de caminar. Actualmente, en un avance que podría haber parecido un milagro hasta hace muy poco tiempo, un neurocientífico francés residente en Suiza está ayudando a los pacientes paralíticos a volver a caminar.

UbicaciónSuiza

Grégoire Courtine está desarrollando un «puente» electrónico que puede reconectar el cerebro con la médula espinal lumbar del paciente tras una lesión. Con la ayuda de la tecnología inalámbrica, el sistema registra las señales del cerebro que controlan el movimiento para impulsar una estimulación eléctrica de la parte inferior de la médula espinal.

Esta estimulación focalizada de la médula espinal lumbar puede generar movimientos de la pierna que coincidan con las señales naturales de intención locomotora del cerebro.

El puente neuroprotésico puede devolver el control voluntario inmediato sobre los músculos de las piernas permitiendo la rehabilitación intensiva de la marcha. A su vez, esto animará la regeneración de la médula espinal para, finalmente, inducir una recuperación de larga duración sobre los músculos de las piernas paralizados, reduciendo la necesidad del puente.

Seguiré desarrollando un tratamiento para la médula espinal hasta que exista una cura.

Grégoire Courtine

«El movimiento siempre ha sido muy importante para mí debido a mi pasión por el deporte», explica Courtine, un ávido escalador y amante de los deportes extremos. «Es por ello que decidí estudiar cómo el cerebro controla el movimiento». Se inspiró en su trabajo en la Christopher & Dana Reeve Foundation (EE.UU.) y, concretamente, al conocer a un joven en Zúrich que había perdido la capacidad de caminar.

«Me sentí realmente identificado con él porque teníamos la misma edad, también practicaba mucho deporte, así que fue desolador verle perder esta capacidad que era tan importante en mi vida. Ese momento, esa confrontación con una persona en silla de ruedas me impulsó a invertir el resto de mi carrera científica en intentar encontrar un tratamiento para las personas con lesión en la médula espinal». Courtine ya ha demostrado que su puente espinal puede funcionar. Gracias a este sistema, ha ayudado a nueve parapléjicos a levantarse y caminar distancias cortas con muletas. Los pacientes pueden encender o apagar el puente utilizando un sistema de control de voz personalizado. Sin embargo, no tienen control voluntario sobre las señales que envía.

El concepto de puente se ha validado en un trabajo preclínico completo. Como siguiente paso y prueba de concepto, Courtine llevará a cabo un ensayo clínico en el que participarán cuatro pacientes con parálisis desde hace más de un año, con el objetivo de entender mejor la relación entre las señales del cerebro y la estimulación de la médula espinal.

Su puente entre el cerebro y la columna se implantará quirúrgicamente en estos cuatro pacientes y los patrones de estimulación eléctrica se adaptarán a cada persona, que aprenderá a caminar progresivamente usando un soporte de peso corporal mediante un arnés suspendido.

Este experimento establecerá un marco tecnológico y conceptual para el desarrollo de un enlace entre el cerebro y la columna totalmente implantable, que un día podría llegar a ser un tratamiento médico común para quienes tienen las piernas paralizadas por una lesión medular, mejorando la vida de miles de personas.

Ver todos los proyectos:

Programa

Premios Rolex a la Iniciativa

Descubra