Emma CampRescate de arrecifes con la ayuda de corales más resistentes

Fecha de publicación: 2019clockTiempo de lectura: 2min 4s
scroll-down

Importantes científicos han advertido que los arrecifes corales del mundo podrán desaparecer en gran medida en torno al año 2030, víctimas de la actividad humana y del cambio climático, pero la bióloga marina y exploradora Emma Camp pretende demostrarles que están equivocados.

UbicaciónAustralia

Explorando y estudiando una variedad de hábitats coralinos a nivel internacional, la investigadora británica ha descubierto varios lugares donde ciertos corales consiguen prosperar, a pesar de las condiciones más desfavorables. Camp demuestra que esos «focos de adaptación de los corales» pueden ser la clave para repoblar los arrecifes devastados por el calentamiento climático, la acidificación del agua y otros daños causados por los humanos.

«A nivel mundial, los corales están muriendo a causa del cambio climático, debido a los océanos más ácidos y a las aguas bajas en oxígeno. Sin embargo, aunque intentamos desesperadamente reducir las emisiones de carbono de la humanidad, hay muy pocas opciones aparte de esa para intentar ayudar a los arrecifes a subsistir», afirma Camp.

Camp observó que algunos corales viven de manera natural en condiciones extremas, más extremas que las previstas en los próximos 200 años. «Es ahora cuando estamos descubriendo dónde están sobreviviendo. Necesitamos entender cómo están ahí y por qué, y cómo podemos usar nuestras capacidades para ayudar a salvar arrecifes corales a nivel internacional».

Es ahora cuando estamos descubriendo dónde están sobreviviendo. Necesitamos entender cómo están ahí y por qué, y cómo podemos usar nuestras capacidades para ayudar a salvar arrecifes corales a nivel internacional.

Emma Camp

En 2016, Camp condujo a un equipo de buceo a Nueva Caledonia que registró, por primera vez, 20 especies de corales que se desarrollan en condiciones previamente consideradas por la ciencia demasiado calientes y tóxicas para su supervivencia. En 2019, Camp publicó el primer estudio científico que identificaba dos hábitats coralinos extremos similares en la Gran Barrera de Coral de Australia.

La mayoría de los corales prefieren aguas limpias y cristalinas, bajas en nutrientes y sedimentos, estables en temperatura y ricas en oxígeno. Los corales que encontró viven y se desarrollan en condiciones hostiles, en las aguas turbias alrededor de manglares. Según todos los indicios, se adaptan a las condiciones que los humanos causan en los arrecifes del mundo.

Al identificar focos de adaptación similares a lo largo de los 2000 km de la Gran Barrera de Coral de Australia, la colección de corales más grande del mundo, y al estudiar el comportamiento y la genética de estos corales supervivientes ultrarresistentes, Camp está desentrañando nuevos conocimientos sobre los mecanismos que respaldan la adaptación de los corales. Ahora utiliza este conocimiento para ver cómo se puede aplicar para repoblar los arrecifes de coral que han sido impactados por la decoloración y por otras formas de muerte de corales.

«Creo que tenemos que ser creativos. Necesitamos volver a la naturaleza, ver cómo ha sobrevivido durante tanto tiempo y usar ese conocimiento junto con la innovación y la tecnología, para intentar conservar lo que tenemos», explica.

Al crecer en una zona urbana de Gran Bretaña, Camp vio por primera vez un arrecife coral cuando su padre la llevó a bucear a los trópicos a los seis años. «Había un mundo completamente nuevo allá abajo. Me quedé muy sorprendida. En ese momento empezó realmente mi pasión por los arrecifes. Me fascinaron».

Casi tres décadas después, esa admiración y esa pasión siguen motivándola: «No quiero formar parte de la generación que diga: “hemos perdido los arrecifes corales”». Los corales no solo son raros y hermosos, también apoyan cientos de miles de vidas humanas, añade.

Camp está actualmente explorando dos nuevos focos de adaptación en el norte de la Gran Barrera de Coral (Low Isles y Howick Island), para estudiar allí los corales, identificar las principales características que permiten su adaptación y, por primera vez, tratar de trasplantarlos a las áreas devastadas por la muerte masiva de corales. En colaboración con científicos aficionados en forma de operadores ecoturísticos locales, observará cómo sobreviven los corales y si repueblan zonas devastadas y conservan sus cualidades de adaptación en su nuevo hogar.

Si se demuestra que sus teorías son ciertas, se plantea formar a muchos participantes locales y comunidades ecoturísticas en restauración de corales, en un intento de reparar los daños causados por acciones humanas.

  • 2000 km

    Longitud de la Gran Barrera de Coral de Australia

  • 20

    Especies de corales identificadas por Camp que viven de manera natural en condiciones extremas

Programa

Premios Rolex a la Iniciativa

Descubra