close

José Márcio AyresUn legado amazónico

Fecha de publicación: 2002clockTiempo de lectura: 50s
scroll-down

El difunto José Márcio Ayres dedicó su vida al reto de combinar la protección de la selva amazónica y la mejora de las condiciones de vida de la población indígena.

UbicaciónBrasil

A pesar de que la estación ecológica de Mamirauá, en el corazón de la selva amazónica, está protegida, la deforestación ilegal y la pesca intensiva estaban agotando sus recursos. En 1996, el brasileño José Márcio Ayres, especialista en la ecología de selvas tropicales, decidió intervenir y estableció una reserva de desarrollo sostenible de 2 600 km², la primera de este tipo en Sudamérica.

Miles de personas se están beneficiando hoy del sueño de un hombre que se dotó a sí mismo de los medios para hacerlo realidad.

Antes de su muerte en 2003, Ayres había hecho campaña durante más de 15 años en defensa de métodos de conservación que incitaran a la gente de la zona a quedarse en sus tierras originarias del Amazonas, en lugar de buscar trabajo en las grandes ciudades brasileñas. Les ayudó a ganarse la vida gestionando los recursos naturales de la región a través del ecoturismo y otros programas. Este logro le hizo ganar un Premio Rolex, lo que le permitió ampliar el proyecto de Mamirauá a la Reserva contigua de Amanã, creando el mayor corredor protegido de selva tropical en el mundo.

Desde su muerte a los 49 años, un entregado equipo ha mantenido vivo su apasionado compromiso. Trabajan de forma continua con los habitantes de la reserva para conservar este valioso entorno natural. En la actualidad, su modelo de desarrollo sostenible está ganando terreno en Brasil, donde ha sido adoptado en otras nueve reservas. También se ha extendido a las vecinas Argentina y Guyana, y a lugares tan lejanos como Tanzania, en el este de África.

Programa

Premios Rolex a la Iniciativa

Descubrir

Compartir esta página