Buscar en rolex.org

Estrellas en las profundidades

Brad Norman

Poco se conocía sobre el tiburón ballena en peligro de extinción, el pez más grande del mundo, hasta que el científico marino australiano Brad Norman encontró una manera de identificar y monitorizar animales individuales usando un algoritmo desarrollado por los científicos de la NASA.

Durante más de un cuarto de siglo, Brad Norman ha perseguido al pez más poderoso del océano, el misterioso tiburón ballena, con fascinación, amor y una firme dedicación para protegerlo.

En 2006, el científico marino australiano ganó un Premio Rolex a la Iniciativa que le permitió construir el primer proyecto de ciencia ciudadana del mundo para observar, mostrar y registrar a estos escasos y enigmáticos gigantes con el fin de preservarlos.

«La primera vez que salté al agua y nadé con un tiburón ballena, me dejó sin aliento ver, experimentar y estar al lado del pez más grande del mar», comenta. «Desde un principio, creí que podría marcar la diferencia para preservar esta especie».

La isla Dirk Hartog, en la costa de Australia occidental, es famosa por ser un foco de adaptación para los tiburones ballena.

Al observar los tiburones ballena en el arrecife australiano Ningaloo, a Norman le intrigaron las «estrellas» blancas que manchan la piel gris del animal: no había dos peces que tuvieran el mismo patrón. Al emplear las matemáticas en el telescopio espacial Hubble, Norman ha ayudado a liderar un sistema único para identificar y registrar cualquier tiburón ballena individual fotografiado por un observador desde cualquier lugar del mundo.

Actualmente, esta base de datos contiene 75 000 registros de avistamiento de 12 000 tiburones individuales, fotografiados por 9000 ciudadanos científicos, investigadores y voluntarios en 54 países, que representan uno de los conjuntos de datos más grandes de vida marina de una sola especie. Esto ha ayudado a identificar los focos de adaptación del tiburón ballena alrededor del mundo.

Brad Norman explica las técnicas para registrar tiburones ballena, el pez más grande del mundo.

El proyecto es emblemático de la iniciativa Perpetual Planet de Rolex, que apoya a individuos y organizaciones que utilizan la exploración y la investigación para encontrar maneras de proteger el mundo natural.

Quiero descubrir más acerca de nuestros océanos y las especies que hay en ellos para que podamos preservarlas para las próximas generaciones.Brad Norman

«Los tiburones ballena son misteriosos. Son nobles gigantes pero también una especie de la que sabemos muy poco», explica Norman. «Quiero descubrir más acerca de nuestros océanos y las especies que hay en ellos para que podamos preservarlas para las próximas generaciones». Admite que se emociona al ver a una de estas grandes bestias asomarse desde las profundidades.

Norman afirma que los Premios Rolex a la Iniciativa hicieron avanzar su investigación al permitirle colaborar con otro Laureado de 2006, el profesor Rory Wilson, en un descubrimiento científico que está abriendo una ventana fascinante hacia la vida secreta del tiburón ballena.

Brad Norman colabora con Rory Wilson (izquierda), un compañero Laureado de los Premios Rolex a la Iniciativa de 2006. Los sensores Daily Diary de Wilson se utilizan mundialmente para rastrear el comportamiento animal.

Al equipar al pez gigante con el sensor electrónico Daily Diary de Wilson, los dos científicos pudieron observar, por primera vez, el comportamiento del tiburón ballena fuera del ojo humano. Desde entonces, Norman ha equipado a los tiburones ballena con etiquetas satelitales, cámaras y sensores para estudiar sus hábitos, arrojando luz sobre su población y ecología.

El uso de las etiquetas satelitales de alta tecnología ha permitido a Norman monitorizar al pez individual que migra a través de miles de kilómetros y espera que el patrón emergente revele con el tiempo dónde se sitúan los criaderos del tiburón para poder protegerlos.

A parte de su contribución científica, Norman es un líder en los esfuerzos mundiales para preservar el tiburón ballena. Preparó informes que dieron como resultado la inclusión del pez en la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN), al principio como especie vulnerable, y después como especie en peligro. También ayudó a impulsar iniciativas para prohibir el comercio de los productos del tiburón ballena y aconsejó a varios países sobre reglamentos para proteger sus tiburones ballena.

Además de contratar a miles de ciudadanos científicos en la causa para estudiar el tiburón, Norman ha desarrollado campañas educativas en línea centradas en la conservación de los océanos y dirigidas a los estudiantes. Su competición «Whale Shark Race Around the world» (carrera por el tiburón ballena alrededor del mundo) permite a los colegios individuales adoptar un tiburón etiquetado y seguirlo por los océanos vía satélite, para ver cuál cubre la mayor distancia en un período de tiempo determinado.

«Se trata de crear interés, motivación y ganas en la nueva generación», afirma Norman. «Nos basamos en intentar educar y enseñar a la gente la belleza de nuestro entorno natural y animarles a ser más conscientes y a que estén más motivados para protegerlo».

Los Premios Rolex a la Iniciativa han influido mucho en la construcción del perfil del proyecto y esperemos que nos ayuden a llegar al punto donde de verdad vayamos a salvar una especie.Brad Norman

«Los Premios Rolex a la Iniciativa han influido mucho en la construcción del perfil del proyecto y esperemos que nos ayuden a llegar al punto donde de verdad vayamos a salvar una especie».

PUBLICADO EN 2006

Estrellas en el mar

Leer el artículo original
  • Perpetual Planet

    Heroes of the Oceans

    Descubra a Brad Norman en el documental de la BBC Heroes of the Oceans.

    Ver el vídeo

Premios Rolex a la Iniciativa

Conquistas

Descubra más