Colm Tóibín y Colin BarrettLa búsqueda compartida de los laureados literarios irlandeses

Fecha de publicación: enero de 2020icon-clockTiempo de lectura: 3min 44s
icon-scroll-down

El escritor irlandés Colin Barrett y su mentor y compatriota irlandés Colm Tóibín, aclamado autor de más de una docena de libros, pasaron su mentoría reflexionando sobre la mecánica de la escritura. El apoyo de Tóibín ayudó a Barrett a completar su primera novela, The English Brothers.

por Sarah CromptonEnero de 2020
  • Colm Tóibín
    Mentor/a
  • Colin Barrett
    Discípulo/a

«Hemos podido hablar de una forma en la que ni siquiera te puedes comunicar con tus seres queridos», afirma el escritor Colm Tóibín sobre su mentoría con el joven escritor irlandés Colin Barrett. «Si empiezas a explicarles cómo usas el pluscuamperfecto en una novela, te van a decir “¿Podemos tener un poco de paz en esta casa, sin que nos sigas hablando sobre la técnica de la escritura?” Por eso, tener a otro escritor cerca, para el que estas cuestiones también son asuntos importantes, fue estupendo. Pude hablar con él de una forma en la que no conseguí hacerlo con ninguna otra persona».

De entre todas las disciplinas en la Iniciativa Artística Rolex para Mentores y Discípulos, la colaboración literaria es la más delicada e imprecisa. Los escritores escriben solos, no colaboran en la preparación de un espectáculo; no los puedes ver creando una obra de arte, una película, o diseñando un edificio. Sin embargo, el vínculo establecido entre Tóibín y Colin Barrett en los últimos dos años se ha transformado, según Tóibín, en una «amistad literaria… Cómo tratar el estilo o la estructura son algunos de los temas que hemos discutido, pero también ha habido muchas risas, cotilleo y diversión, de la misma forma en la que algunos chicos hablarían de fútbol».

Barrett está de acuerdo. «Ante todo, es una amistad», declara. «He sacado más provecho de lo que podría esperar de esta colaboración. Colm es un profesor bueno e intuitivo y supo qué espacio darme, pero al mismo tiempo, supo estar presente y ser atento».

Cuando comenzó la mentoría, Barrett, que ahora tiene 37 años, había terminado un libro de cuentos galardonado, Glanbeigh; también había empezado a escribir una novela. «Colm simplemente me ayudó a centrarme en ello», explica. «Estaba atascado con el libro, en medio de ninguna parte, algo completamente normal que puede ocurrir. Fue una inyección externa; me ayudó mucho, me dio seguridad, aprobación. Me hizo sentir así: “Bueno, alguien ve algo de mérito en mi forma de escribir y en este libro”».

Desde el principio, Tóibín fue muy claro acerca de lo que podría y no podría hacer. «Yo no editaba su libro, ese no era mi trabajo. Tampoco le enseñaba. No le dije “Eso está mal o creo que de verdad necesitas…” Simplemente quedábamos para ver qué podía ocurrir».

Colm es un profesor bueno e intuitivo y supo qué espacio darme, pero al mismo tiempo, supo estar presente y ser atento.

Colin Barrett, discípulo en literatura de 2018-2019

Su relación se interrumpió cuando Tóibín tuvo que someterse inesperadamente a un tratamiento para el cáncer. Pero, incluso en aquel momento, se mantuvieron en contacto por correo electrónico. Desde su recuperación, han podido verse con frecuencia. Barrett está afincado en Toronto y Tóibín es profesor en la Universidad de Columbia, en Nueva York, por lo que pasan tiempo juntos tanto allí como en Irlanda. Sin embargo, su momento más memorable fue cuando Tóibín llevó a Barrett al retiro de artistas internacionales en el Centre d’Art i Natura, en los Pirineos catalanes, al que trata de acudir cada año.

Durante quince días, hablaron sobre el oficio del escritor, tal vez cuando se dirigían a comprar provisiones o por la noche, mientras cenaban. Barrett estaba trabajando en su novela, pero Tóibín también estaba ocupado con un nuevo e importante proyecto inspirado en la vida de Thomas Mann. «Esta es mi décima novela, mi duodécima obra de ficción, y aún me siento inseguro. Por eso pensé que podría cambiar las cosas, sin presumir ni alardear, simplemente haciéndole ver que alguien mayor aún se preocupa tanto por la novela que escribe como él con la suya».

Al principio de su carrera, Tóibín tuvo una relación similar con el gran escritor irlandés John McGahern, que compartió sus dudas cuando escribía su famosa novela Entre todas las mujeres. «Acababa de recuperar una carta en la que decía: “Esto me está matando”. Y le creí. Fue muy útil para mí, al darme cuenta de que nunca te puedes acomodar y pensar “Sé cómo hacer esto”».

Los debates fueron igual de útiles para Barrett. «Tiene una mentalidad muy práctica al respecto, y la escritura es la base, es probar cosas, utilizar técnicas que has aprendido. A veces se consigue y otras no, y te acabas perdiendo periódicamente. Siempre fue muy abierto a eso. Pero, por supuesto, solo se consigue siendo competente y seguro, y sabiendo que lo puedes hacer. Es la sinceridad de alguien que sabe lo que cuesta admitir que no es infalible. Fue inspirador para mí».

Estamos conversando en Dublín, donde Tóibín tiene una casa y donde Barrett, que nació en el Condado de Mayo, empezó su carrera literaria, al estudiar un máster en escritura creativa en la universidad y conseguir que se publicaran sus primeros relatos. Están allí para dirigir un taller, dar una conferencia y presentar la nueva obra de teatro de Tóibín, Pale Sister, en el Gate Theatre, ahora bajo la dirección artística de la antigua discípula Rolex en teatro, Selina Cartmell.

El hecho de observar simplemente la amplitud y el entusiasmo de los compromisos de Tóibín también ha sido un ejemplo para Barrett. «Me alegro de ver a alguien que muestra cómo incorporar el arte y el proceso de crear arte en tu vida», argumenta. «¿Cómo es tu vida de artista?» Veo que Colm sigue trabajando, sigue produciendo material. Verle trabajar en distintas disciplinas, estar dispuesto a probar cosas diferentes y a darles una oportunidad, me recordó que no puedes estar demasiado ocupado en un proyecto, ya que necesitas formar parte de una comunidad más amplia. Si vas a intentar ganarte la vida con el arte, tienes que crear una red de contactos en tu entorno que te brinde apoyo».

Para Barrett, el hecho de que la mentoría Rolex se amplíe ahora a dos años, sin ninguna condición, también ha sido útil. «Lo único que necesitas es tiempo para experimentar y probar cosas», sostiene. «Es como un arco. No parece que se detenga y se reanude. Puede evolucionar. Hablé con otros antiguos discípulos, los cuales afirmaron que todo lo que adoptaron del proyecto enriqueció su trabajo posterior. Sus repercusiones creativas se quedan contigo».

Aunque ambos hayan nacido en Irlanda, les separan las diferentes épocas en las que se criaron, así como un país en constante evolución y unas personalidades muy distintas. Sin embargo, esas diferencias son, en parte, las causantes de que su relación sea tan productiva; al verlos juntos, la generosidad y la cordialidad de su relación es evidente. Tóibín afirma que podría haber momentos en los que «te preguntes quién aprendió más de quién… Ver la determinación de Colin por hacerlo bien, al hablar sobre la reescritura y sobre un avance lento, me sirvió de inspiración», comenta.

Para Barrett, la continua y contagiosa curiosidad de Tóibín fue muy inspiradora. «No es nada autocomplaciente, a pesar de todo lo que ha conseguido. Podría dormirse en los laureles, pero no lo hace. Aún siente esa pasión y esa energía. Me encantaría ser así».

Sarah Crompton es una de las escritoras y presentadoras más respetadas de Gran Bretaña que comenta todos los aspectos de la cultura y de las artes. Su trabajo está presente en The Guardian, The Sunday Times y The Observer entre otros.

Ver todos los proyectos

Programa

Mentor y Discípulo Rolex

Descubra